Revuelta contra el mundo moderno

Para la supervivencia y el mantenimiento de un pueblo a largo plazo es indispensable la existencia de un tejido social, de unos vínculos y lazos comunes que creen arraigo, sentimiento de pertenencia y, como consecuencia, estabilidad y fortaleza. Que mantengan una población unida, con creencias y con causas compartidas. Pensar en “pueblo” y no pensar en “comunidad” es, utilizando las célebres palabras de Allende en su discurso de Guadalajara sobre juventud y revolución, una contradicción “hasta biológica”.

No obstante, el camino que, desde los últimos años, nuestras sociedades están tomando, y que no parece exista intención de cambiar, se dirige hacia una situación profundamente contraria a lo anteriormente expuesto. Nos encontramos cara a cara con un fenómeno de progresiva pérdida de tejido o capital social, fenómeno que ha sido analizado por el prestigioso politólogo y sociólogo Robert Putnam. En uno de sus estudios conocido como “Bowling Alone” (1995) concluye que, en las sociedades norteamericanas -como representación de la sociedad occidental-, se estaba produciendo un grave y progresivo declive en la actividad asociativa, familiar, vecinal y comunitaria en general, afectando profundamente a las clases medias. Una tendencia que se mantiene y se acrecienta en nuestros días.

Del mismo modo, señala la extremadamente necesaria presencia de estos vínculos para la estabilidad de la sociedad frente a aquellas amenazas que puedan hacer tambalear su integridad. Paralelamente, expone que se constituye como motor principal de creación de este tejido social una sociedad edificada sobre la estructura familiar.

Nos dirigimos a pasos agigantados hacia un modelo de ciudadano moderno, individualista, descomprometido con su sociedad, sin arraigo ni creencia alguna. Fácilmente manipulable a través de las lógicas del consumismo y la mundialización. Esto es teorizado a la perfección por Herbert Marcuse en su “Teoría del Hombre Unidimensional”. En ésta, Marcuse afirma que la sociedad moderna crea falsas necesidades que integran al individuo en el existente sistema de producción y consumo, focalizado a través de los medios de comunicación masiva y la publicidad. La modernidad supone un control cosificador de la conciencia y la mente humana y afirma que la suprema manifestación de este control es el apogeo del individualismo.

Este fenómeno, señala Putnam, es consecuencia de lo que nosotros consideramos la aplicación de la moral y los valores modernos/progresistas. La asimilación de esta nueva “cultura occidental” está resultando en profundas transformaciones sociológicas y demográficas, el drástico descenso de la natalidad, la reducción del número de matrimonios –institución que se vislumbra como un compromiso que restringe al individuo-, el aumento exponencial de rupturas conyugales, todo lo cual ha supuesto un grave daño a la estructura familiar y a los lazos de unión de nuestras sociedades. Especialmente a las familias de clase media, aquellas históricamente más vinculadas a las comunidad.

Del mismo modo, la transformación tecnológica del ocio produce como resultado la individualización y privatización del tiempo libre. La televisión fue claramente ejemplificante en su momento: existen múltiples estudios que revelan la cantidad de tiempo que el ciudadano occidental medio pasaba delante de la televisión, que más allá de mermar su espíritu crítico, resulta en el deterioro de su relación con la comunidad. Hoy, en un paso más, el ocio se ha trasladado a los dispositivos electrónicos, mucho más individuales en su uso y mucho más absorbentes en el tiempo consumido en ellos. Las redes sociales no han venido a complementar, para enriquecerlas, nuestras relaciones humanas con otras personas de nuestro entorno; han venido en muchos casos a sustituirlas y desplazarlas.

Es éste el perfil ideal de ciudadano que ansían crear las grandes potencias y élites financieras. Ciudadanos individualistas, sin arraigos ni creencias y fácilmente manipulables a través de la lógica de consumo. Naciones desestabilizadas, desestructuradas sociológicamente, carentes de soberanía al igual que de identidad para reconocerse a sí mismas, saber cuál es su lugar en el mundo y cuál es su cometido. Naciones conformadas por ciudadanos-consumidores al servicio de los intereses de dichas potencias. Este fenómeno, no quepa duda, es fomentado desde altas esferas de las finanzas internacionales.

Entre muchos otros, el más claro ejemplo es el de George Soros. Día sí y día también encontramos titulares en los periódicos sobre nuevos casos de financiación de todos aquellos fenómenos que puedan contribuir a su causa. Harán todo lo posible por potenciar aquellos acontecimientos que puedan destruir los lazos sociales existentes, desestabilizar nuestras sociedades y hacerlas más apropiadas a sus intereses. Contra esto, la mejor arma es la unión de la comunidad.

Frente al individualismo, la colectividad. Frente al materialismo, la espiritualidad. Frente a la falta de compromiso, la coherencia y la lealtad. Frente a la vida moderna, la vida familiar y de valores. Frente al mal llamado “progresismo”, las raíces. Sociedades unidas, fuertes y de firmes convicciones. La unidad de acción es la verdadera arma que temen los mundialistas.

Emilio Esteban

2 comentarios sobre “Revuelta contra el mundo moderno

  • el 1 febrero, 2017 a las 7:59 pm
    Permalink

    Estoy convencido de que el mundo ¨ moderno ¨ no es más que un ilusión interpretativa desde un punto de vista no occidental.

    Otras veces, se alude, al famoso Plan Kalergi, y su nuevo orden mundial, argumentando algunos expertos que en pocos años acontecerá. Pero sabemos que ya existe, vivímos en él, ahora mismo ; las mayorías de la potencias occidentales están secuestradas por éstas políticas anti-occidentales disfrazadas de buenas intenciones.

    Interesante artículo. Muchas gracias.

    Respuesta
  • el 2 febrero, 2017 a las 11:10 pm
    Permalink

    Estoy de acuerdo en que hay una carencia de espíritu comunitario. Y no hablo de patriotismo, hablo de unidad ciudadana, de una lucha por el bien del otro.

    Desde luego que el individualismo es una lacra de la sociedad contemporánea, y, de hecho, la sociedad de consumo en la que estamos sumergidos nos hace más egoístas; pero creo que achacarlo todo a las políticas progresistas sería un error. La familia monoparental, homosexual o disfuncional no va a derrumbar un país (aunque pienso que la familia es un pilar fundamental, pero cada cual, que elija mientras no haga daño); una carencia de valores y perspectivas, sí.

    Independientemente de la ideología, bien conservadora, bien liberal, o del modelo de familia, lo que hay que fraguar en una comunidad son responsabilidades que contribuyan al bien común. Esta tarea comienza desde uno mismo, desde la propia de espiritualidad (religiosa o no) y desde el deseo de cambiar a mejor; algo para lo que todo el mundo está capacitado. Espero que, entre las nuevas generaciones, surja un sentimiento más profundo de compromiso, y que consigamos salir de este egocéntrismo nacional. Todos con todos. Ojalá lo logremos y demos algunos pasos hacia adelante.

    Respuesta

Responder a patriotasoccidentales Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *