Juan Carlos y Bárbara Rey: El adulterio más caro para los españoles

Veinte años han pasado desde que Juan Carlos I, rey emérito de España, fuera grabado en actitudes poco protocolarias. El hecho de que sus juergas, privadas de todo decoro, habrían costado a los españoles varios millones de las antiguas pesetas era más o menos conocido.

Así lo corroboraba hace unos días el digital Okdiario, al publicar que «espías del CNI habrían depositado entre 1996 y 1997 en un banco en Luxemburgo, cantidades millonarias de dinero para Bárbara Rey», a fin de obtener su silencio. De igual modo, rescataba toda una serie de sucesos que, quizá para muchos, sean desconocidos por motivo de su edad.

Todo comenzó cuando la vedette murciana, Bárbara Rey, denunciara en mayo de 1997 el robo de material gráfico «muy comprometedor» para una «persona muy importante» de este país, en su domicilio. Es escándalo se hizo mayúsculo cuando señaló como presunto autor a Manuel Prado y Colón de Carvajal, siendo notorio que era íntimo del entonces Rey de España y su administrador privado. Nadie dudó entonces de la identidad del «hombre poderoso». Desde entonces, ríos de tinta han corrido sobre tan bochornoso asunto y, según parece, seguirán corriendo.

Según la vedette, que ha sacado a la palestra esta cuestión en innumerables ocasiones, hubo momentos en que «llegó a temer por su vida». De igual modo, varios autores señalan la misteriosa desaparición de personas conocedoras del tórrido romance y que, junto a Bárbara Rey, habrían participado en el chantaje sistemático al emérito.

Luz Marrero

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *