Estadounidense protesta contra la burocracia pagando en monedas un impuesto de 3.000 $

Un ciudadano estadounidense llamado Nick Stafford, profundamente indignado con el trato y la burocracia por el simple hecho de tratar de registrar un nuevo vehículo que había adquirido, decidió tomarse la venganza por sus propios medios y terminó pagando los casi 3.000 dólares de impuestos en monedas de un centavo.

Cansado de largas esperas al teléfono para intentar que alguien del  Department of Motor Vehicles (DMV)  le informase de los trámites a seguir para registrar su nuevo vehículo y comprobar los rodeos que le daban, acabó llevando su caso a los tribunales tras un año intentándolo por las buenas llamando a varios números de atención al cliente y de su agencia local.

Stafford exigía que las agencias gubernamentales estuvieran al servicio del pueblo respondiendo a las preguntas cuando era menester y facilitando los números de teléfonos pertinentes. El juez terminó desestimando el caso, pero Stafford quiso hacer justicia a su manera.

Así fue como finalmente contrató a 11 personas a las que pagó 10$ la hora por cuatro horas de trabajo para que le ayudaran a romper paquetes de céntimo que había encargado para pagar su deuda que ascendía a 2.987,14 $, y que fueron volcando en cinco carretillas para transportar las cerca de 300.000 monedas, con un peso total de unos 700 kg.

Los empleados de la sucursal de Virginia tuvieron que emplear más de 12 horas para contarlas todas y no pudieron negarse a hacerlo porque sencillamente era legal.

Redacción

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *