Los rebeldes sirios vuelven a amenazar el suministro de agua de Damasco

Los rebeldes yihadistas, que combaten al Ejército sirio en el valle del Barada -al noroeste de la capital del país árabe-, vuelven a poner en peligro el suministro de agua potable que abastece a Damasco.

El acuerdo alcanzado por razones humanitarias, entre las fuerzas gubernamentales y los rebeldes, fue violado por éstos cuando asesinaron al jefe negociador sirio. De esta manera, la posibilidad de reparar la planta de bombeo Ain al Fiya fue frustrada por los terroristas.

En las últimas semanas, el Ejército sirio y Hezbollah se emplean a fondo contra los yihadistas que aún quedan en la zona de Wadi Barada.

En el noroeste del país, el Estado Islámico ha lanzado una potente ofensiva contra las tropas leales a Al-Ásad que resisten en la cercada ciudad de Deir er Zor. Las huestes califales han llegado a cortar la carretera que une el aeropuerto con los barrios controlados por las fuerzas sirias. Tras años de cerco, y pese a los esfuerzos de la aviación siria, se teme que las brechas abiertas por los terroristas puedan quebrar, de forma dramática, las líneas del Ejército sirio.

Miguel Sardinero

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *