El fraude en la primarias de Podemos: «Es un delito, todos acabaríamos en los tribunales»

El principal acusado del fraude de más de 300 votos es un abogado especializado en temas de extranjería, Leonardo Ferreira, que captó votos de inmigrantes en su despacho y los emitió casi a la vez desde un mismo ordenador. Los inmigrantes niegan haber prestado su consentimiento o haber emitido voto alguno y denuncian la explotación de sus datos para beneficiar intereses partidistas.

Respecto al proceso Ribot detalla que el partido «recibe la lista de toda la gente que ha votado cuando se cierra la votación». En ese momento, Garantías estatal se percata de una «gran cantidad de nombres sudamericanos» y procede a llamar a los presuntos votantes. «Empezaron a contestar que no sabían nada de ningún proceso y que no habían votado», explica en una conversación grabada con Carmen Azpelicueta, la consejera balear chantajeada por Podemos para que abandone su puesto.

El Presidente de la Comisión de Garantías de Podemos en Baleares, Pascual Ribot, explicaba así el fraude electoral de su partido en el proceso de primarias. La estafa fue descubierta por Podemos pero decidieron no denunciarlo ante la Justicia: «Es que esto es un delito realmente. Ferreira estaría en la cárcel. Es lo primero que le dije a todo el mundo. Hay que llevar esto de manera tal que no acabemos todos en los tribunales«, sentenció Ribot dando carpetazo al asunto.

Luz Marrero

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *