No habrá impuesto por trabajadores de la UE en Reino Unido

El Gobierno británico ha salido al paso de unas controvertidas declaraciones del secretario de Estado de Inmigración, Robert Goodwill, en las que abrió la posibilidad de que, en un futuro, el Reino Unido podría gravar a sus empresas con un impuesto de mil libras anuales por cada trabajador cualificado comunitario.

Las palabras textuales de Goodwill fueron: “Una empresa británica que quiera contratar a un programador informático indio cuatro años tendrá que abonar por su visa 4.000 libras. Esta norma para los trabajadores de fuera de la UE podría hacerse extensiva a los europeos después del ‘Brexit'».

Goodwill hacía referencia al nuevo impuesto que, a partir de abril, gravará con mil libras anuales la contratación de cada inmigrante llegado de fuera de la UE. Con estas medidas el Ejecutivo británico pretende frenar la inmigración. El pasado junio la llegada de extranjeros a Reino Unido alcanzó la cifra récord de 350.000 inmigrantes en un año.

Pese a que diversos medios británicos y del resto de Europa, así como las élites financieras y empresariales de Reino Unido, se apresuraron a tergiversar las declaraciones de Goodwill, el Gobierno presidido por Theresa May ya ha descartado la aplicación del gravamen a trabajadores procedentes de países de la UE.

No obstante, fuentes del ministerio del Interior británico han señalado que “debe quedar claro que no estamos saliendo de la UE para renunciar, una vez más, a controlar la inmigración”.

Francisco Alonso

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *