Estrasburgo obliga a los musulmanes a adaptarse a la normativa de la escuela pública

El Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo ha dado la razón a Suiza, cuya administración había sido demandada por un matrimonio turco-suizo de religión musulmana que pretendía que sus hijas no acudieran a clases de natación en grupos mixtos en la escuela, argumentando sus convicciones religiosas.

La Corte europea acepta que se trata de una “injerencia en la libertad de religión” justificada por el “derecho de los niños a recibir una escolarización completa, permitiendo una integración social exitosa según la moral y las costumbres locales” que prevalece sobre la voluntad de los padres.

Los jueces han señalado que “el interés de la enseñanza de la natación no se limita a aprender a nadar, sino que reside en el hecho de practicar esta actividad en común con el resto de alumnos, al margen del origen de los niños o de las convicciones religiosas o filosóficas de sus padres”.

Jorge. G.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *