Tensión entre la población griega y los refugiados en la isla de Quíos

La paciencia de los ciudadanos griegos, que habitan en la isla de Quíos, comienza agotarse. Los helenos, que dieron enormes muestras de solidaridad cuando miles de personas procedentes de Oriente Medio arribaron a sus costas, denuncian la situación insostenible ante la presencia de más de 3.500 solicitantes de asilo que permanecen en la isla.

“Los habitantes de Quíos estuvieron del lado de los refugiados, ofreciéndoles comida y ropa. Mostraron compasión y entendimiento. Sin embargo, la presencia prolongada de los refugiados ha creado muchos problemas», afirma el alcalde de Quíos, Manolis Vournous.

Ante el creciente clima de inseguridad, ocasionado por solicitantes de asilo jóvenes, las protestas ciudadanas de los griegos han ido aumentando. Pese a que los medios de comunicación tratan de silenciar todos los actos criminales perpetrados por los refugiados, no han dudado en tratar de criminalizar y acusar al partido contrario a la inmigración masiva, Amanecer Dorado, de un ataque con un cóctel molotov.

Miguel Sardinero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *