La muerte de un joven a manos de un tunecino desata las protestas en Polonia

La localidad polaca de Elk se ha lanzado a la calle contra la presencia de inmigrantes procedentes de países musulmanes. El detonante de las protestas ciudadanas ha sido la muerte a puñaladas de un joven, de 21 años, a manos de un ciudadano  tunecino que regenta un restaurante de Kebab. El agredido falleció desangrado, frente a las puertas del establecimiento, tras recibir dos heridas de arma blanca.

Ante la brutal agresión, los ciudadanos de Elk salieron a las calles de esta localidad, de unos 60.000 habitantes. La respuesta popular, que fue duramente reprimida por la Policía polaca, se dirigió a llamar al boicot contra los establecimientos de Kebabs.

Treinta ciudadanos, que participaban en las protestas, fueron detenidos en una desmedida actuación de los agentes.

Francisco Alonso

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *