Despierta…O muere

En todas las épocas históricas han existido hombres que han alzado la voz de la disidencia, individuos capaces de nadar a contracorriente, gritando a los cuatro vientos aquello que nadie se atreve si quiera a susurrar, valientes que saben que la verdad solo tiene un camino.

En esta era moderna, plagada de corrientes de opinión políticamente correctas, que se definen como “progresistas”, difundir la verdad es más necesario que nunca, pues está en juego nada más y nada menos que nuestro futuro, porque nos enfrentamos a aquellos que pretenden acabar con nuestro modo de vida.

En estos momentos, la mencionada progresía europea contempla impasible como sus fronteras se llenan de inmigrantes ilegales que bajo el estatus de “refugiados” dicen buscar un futuro mejor.

La mayoría de aquellos que dicen ser refugiados no lo son.

Son hombres jóvenes y sanos en edad de combatir que aprovechan el flujo migratorio que rodea Europa para adentrarse en su territorio y destruir, desde dentro, el viejo continente.

Naciones del Este de Europa han abierto los ojos y han decidido desobedecer las órdenes de las Organizaciones supranacionales que llamaban a acoger a estos supuestos refugiados y han optado por  proteger su identidad, sus raíces y su modo de vida.

El pueblo estadounidense, conocedor de la situación, ha decidido otorgar el poder a otro hombre que promete cuidar de sus ciudadanos y respetar su Tradición y su cultura.

Pero la mayoría Europea, adormecida por ese espíritu de igualdad que impregnan en la sociedad los medios de masas y todos aquellos que se hacen de oro a través de un mundo sin identidades, al que denominan “mundo globalizado”, continua aún muda ante el fenómeno de los “refugiados”.

Nosotros, que nos consideramos de esa clase de individuos valientes capaces de alzar la voz, decimos alto y claro que no debemos permitir que una Cultura manifiestamente inferior en todos los sentidos a la europea se imponga a esta.

Europa y su gente no puede permanecer impasible cuando hombres que se casan con niñas para utilizarlas como esclavas pretenden habitar en sus calles, no podemos permitir que se viole y se asalte a las mujeres como tienen por costumbre en sus lugares de origen, no podemos consentir que se masacre a todo aquel que decora su casa con un  Belén para celebrar la Navidad… No podemos sucumbir ante individuos que pretenden que vivamos como ellos vivían hace cientos de años.

Esta Europa adormecida ha logrado, entre otras cosas, que más de la mitad de las mujeres suecas, que sufren vivir en el país más “multicultural” del continente, tengan miedo a salir solas a la calle cuando cae la noche, que los medios y las instituciones silencien delitos para que no se les tache de racistas e incluso que alguno de los ciudadanos justifique estos delitos erigiéndose así en adalid de la mencionada progresía.

En esta Europa en la que los organismos policiales no publican la descripción de los delincuentes porque normalmente se parecen a estos tercermundistas “refugiados” sólo el pueblo, concienciado y orgulloso será capaz de revertir la situación.

Y es que, como todos sabemos, los gobernantes nunca han estado a la altura de su pueblo. Y  ahora ese pueblo es la última esperanza de Europa.

Ricardo Reis

Un comentario sobre “Despierta…O muere

  • el 12 diciembre, 2016 a las 11:25 pm
    Permalink

    Las acciones del HSM contra la política buenista de Carmena en el ayuntamiento de Madrid es muy efectiva, si se quiere, se pueden hacer buenas campañas con octavillas, pegatinas y posters en la calle: en un país con un 50% de paro juvenil, es muy fácil hacer entender a la gente que no podemos traer a 1.500 millones de africanos, 500 millones de sudamericanos o 4.500 millones de asiáticos

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: