El cambio no fue posible en Austria

Con un 53,3% de los votos, el candidato del “establishment”, Alexander Van der Bellen, se ha impuesto a Norbert Hofer en las elecciones presidenciales celebradas este domingo en Austria. El candidato del FPÖ ha obtenido un 46,7%.

La presión de los grupos económicos –partidarios de las políticas de Bruselas- y una campaña fundamentada en el miedo han llevado a Van der Bellen a la victoria. La gran apuesta política del candidato de Los Verdes fue un vídeo protagonizado por una presunta antigua interna del campo de trabajo de Auschwitz.

A pesar de que el FPÖ se ha desmarcado en numerosas ocasiones del nacional socialismo,  a su controvertida política de apoyo al Estado de Israel y a su acercamiento al Likud –partido que gobierna la entidad sionista-, la sociedad austriaca aún no ha sido capaz de desembarazarse de lo que ha venido a denominarse “la culpa”.

Austria cierra así uno de los episodios más bochornosos de su historia. Los comicios presidenciales debieron repetirse en el día de ayer tras el pucherazo que, en el pasado mes de mayo, impidió la victoria de Hofer.

Miguel Sardinero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *