Rusia abandonará la Corte Penal Internacional

La decisión,  comunicada ayer por el Presidente ruso Vladimir Putin, conlleva que determinados crímenes cometidos por ciudadanos rusos no se juzgarán en la Corte Internacional, puesto que el país no reconocerá su autoridad.

Las autoridades afirman que “La Corte Penal Internacional no ha cumplido con las esperanzas que teníamos depositadas en ella y no se ha convertido en un organismo verdaderamente independiente y respetable de la justicia internacional.»

Rusia, de este modo, no ratificará el Convenio de Roma, pero los expertos aseguran que no existirán demasiados cambios, debido a que Rusia sólo había participado de manera formal en los asuntos de la Corte.

Una de las mentes más reputadas sobre el tema,  Fiodor Lukianov, relata que  “Rusia nunca ha sido demasiado partidaria de la justicia transnacional” –señala Lukiánov-. El hecho de que se adhiriera, sin demasiado entusiasmo, a la tendencia general de crear una justicia internacional y universal, se debió más bien a que antes todos seguían esta vía”.

Además, las posiciones de la Corte sobre el conflicto de Crimea, contrarias a las de la Administración rusa, han acrecentado aún más este mencionado excepticismo.

En el plano jurídico, el estatuto establece que  “La competencia de la Corte se limitará a los crímenes más graves de trascendencia para la comunidad internacional en su conjunto”, señala el Estatuto de Roma (art. 5). Entre estas competencias figuran los genocidios, los crímenes contra la humanidad, los crímenes de guerra y los crímenes de agresión.

Por tanto, la posición Rusa conlleva que si un ciudadano ruso comete una acción que la Corte tipifique como delito, no podrá juzgarse a éste según sus normas y estatutos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *