DAESH te azota 80 veces si llevas el escudo del Real Madrid

A Ismail, un niño iraquí atrapado en territorio controlado por DAESH, le obligaron a arrancarse el escudo del Real Madrid de su camiseta justo antes de poder huir y ser rescatado por soldados kurdos.

La organización terrorista ha advertido que castigará con 80 latigazos a todos aquellos que lleven este escudo en sus camisetas.

Tras todas las conocidas y mediáticas atrocidades que ha realizado Estado Islámico, reseñar que  prohíben llevar el escudo del Madrid puede parecer un tema banal, un mal menor, ínfimo incluso si lo comparamos con el resto de acciones llevadas a cabo por aquellos que pretenden hacer de Europa su califato a cualquier precio.

Pero nada más lejos de la realidad.

La prohibición esconde muchos cosas detrás del escudo de ese equipo de fútbol.

El Real Madrid es una institución con una proyección mayúscula a nivel mundial, y su escudo es uno de esos rastros del mundo occidental que aún quedan en el mundo árabe. Por eso DAESH pretende hacerlo desaparecer a toda costa.

Además, el escudo del Real Madrid porta la cruz coronada, que es interpretada frecuentemente como representación de la «corona de vida, que Dios ha prometido a los que le aman”, y que tiene, por tanto, una de esas significaciones cristianas que DAESH se afana en erradicar.

En definitiva, DAESH no ataca a los que llevan el escudo del Madrid en sí mismo, sino a todos los que portan una enseña relacionada por valores, tradición o arraigo con occidente.

Varias peñas madridistas han sido objeto de atentados terroristas en fechas señaladas para ellas, como el sufrido en mayo de 2016  cuando la sede de una de ellas estaba repleta con motivo de la disputa de la final de la Copa de Europa.

El Real Madrid se ha visto envuelto en más de una problemática con el terrorismo yihadista y ha decidido, hasta el momento y por decisión unilateral de su directiva, someterse de algún modo a las imposiciones de DAESH.

El Club ha decidido quitar de su escudo la mencionada Cruz que preside la corona en las tarjetas del Banco Mundial y en los eventos que realiza en países de mayoría musulmana como Abu Dhabi, para “no levantar polémica.”

La actitud de la entidad madridista es un ejemplo más de la condescendencia de las Instituciones occidentales hacia las imposiciones del mundo árabe en Europa, cada vez más frecuentes en un continente que pierde, paso a paso y gesto a gesto, parte de su identidad.

Ricardo Reis

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *