El presidente de Filipinas manda al infierno a Obama

En un episodio más de la escalada dialéctica protagonizada por el presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, el mandatario asiático “mandó al infierno” al presidente de los Estados Unidos, Barack Hussein Obama.

Ante la negativa norteamericana de vender armas a Filipinas, Duterte explicó que pretende dar un giro a su política internacional con un acercamiento a Rusia y a China. “Si no me quieren vender las armas, se las compraremos a Rusia, que tiene todo lo que necesitamos. En el caso de China, simplemente hay que firmar”, afirmó Duterte.

Miguel Sardinero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *