El rey Felipe VI defiende el deber de acoger inmigrantes

Felipe de Borbón durante su comparecencia en la Asamblea General de las Naciones Unidas, en una reunión de alto nivel sobre grandes desplazamientos de refugiados e imigrantes, declaro que:

“Una buena parte de la Humanidad se está teniendo que desplazar y no por voluntad propia. Quienes han sido expulsados de su hogar por la fuerza tienen que saber que cuentan con nuestro apoyo para atender sus necesidades y poder ejercer -sobre todo realizar- su derecho al regreso, a volver a su tierra”.

Finalmente, el rey ha pedido “la integración de los refugiados a las vías legales para la inmigración”. En total consonancia con las declaraciones del Papa Francisco y al unísono del mantra que repiten todos los dirigentes del llamado Primer Mundo, pero del europeo solamente.

Así se despachó el monarca, que no pide lo mismo para sus compatriotas, asolados por una profunda crisis, provocada por la gestión corrupta de sus dirigentes, por los bancos y que provoca que miles de personas pierdan su trabajo, su casa y sean relegados al ostracismo y la cuasi mendicidad.

Sería de suponer que él, que dispone de esos medios, podría dedicar parte de los recursos de la Casa Real, así como de sus innumerables residencias, para contribuir con aquello que predica tan vehementemente.

Una inmigración que, subvencionada y promovida por magnates de la explotación como George Soros, provocan dumping laboral y sólo trae penuria tanto a los desplazados como a los desplazables que residen en su país. Bonitas palabras que no velan por los necesitados, sino por otros intereses.

Antonio Grafes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *