Más sombras que luces en el decimoquinto aniversario del atentando del 11-S

Ya son quince años de la terrible masacre estadounidense del 11 de septiembre y aún las dudas asaltan cada vez más a la versión oficial.

No sólo por los numerosos estudios alternativos que muestran incoherencias o simplemente imposibilidades manifiestas , como el avión del Pentágono, el derrumbe del WTC Seven o los supuestos terroristas que estaban en los aviones y que luego resultaron estar vivos.

A los tres mil inocentes muertos, se han sumado decenas de miles de muertos por unas guerras de represalia, en Afganistán o Iraq, que nada tenían que ver con el origen de los supuestos terroristas, en su mayoría saudíes.

La Cámara de Representantes aprobó este viernes, por abrumadora mayoría, la llamada Ley de Justicia contra los patrocinadores del terrorismo (JASTA, por sus siglas en inglés) y así poder demandar a Arabia Saudí. En mayo, el Senado de EE.UU. también aprobó por unanimidad el proyecto de ley, a pesar de las advertencias del presidente Barack Obama de que opondría su veto. Y es que, Arabia Saudí es el socio principal de EE.UU en Oriente Medio.

Una versión oficial que se cae a pedazos cada vez que se investiga con más profundidad a través de medios independientes. Los más conocidos son Loose Change9/11 The Great Illusion9/11 Mysteries9/11-The Myth and the Reality, entre otros.

Si bien es cierto que no todo lo que cuentan se sustenta en bases reales, tampoco lo es menos que la versión oficial, está plagada de numerosas incorrecciones y falsedades por acción u omisión.

Si a todo esto le sumamos que un nuevo vídeo publicado por el autor y analista de medios estadounidense Mark Shouldice, conocido profesionalmente como Mark Dice, pone al descubierto que, 15 años después del 11-S, los jóvenes estadounidenses desconocen muchos de los aspectos clave del mayor atentado terrorista en su país. La cosa no puede ir peor para saber la verdad de aquello.

Según el portal Infowars, se considera preocupante que un gran número de estadounidenses siga pensando que el entonces presidente de Irak, Sadam Husein, estaba personalmente involucrado en los ataques del 11-S. El medio recuerda una encuesta realizada dos años después del inicio de la guerra en Irak en la que el 70 % de los estadounidenses opinaba lo mismo.

El hecho, se torna desgraciadamente familiar en España debido a las incógnitas, aún hoy sin resolver, acerca de los atentados perpetrados en Madrid el 11 de marzo de 2004.

Antonio Grafes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *