Incendios: El camino corto del reciclaje

Este viernes, por quinta vez en un año, en el polígono industrial de Albolleque, en Chiloeches (Guadalajara), toneladas de residuos con destino a su tratamiento o reciclaje comenzaron a arder de manera inesperada y, como siempre, en verano y en horas nocturnas.

Igual que el incendio del almacén “abandonado” de ruedas de vehículos, y los casos de naves alquiladas y rellenadas de residuos que luego son abandonadas por arrendatarios que desaparecen, estos eventos demuestran que la política de “reciclaje” y de “recuperación” de materiales, así como la recogida selectiva ha llegado al fin de su particular burbuja.

Al calor de la legislación de los gobiernos españoles, especialmente el de Zapatero, se creó una burbuja de empresas que se lanzaron al “negocio” de reciclaje y los residuos. Los incendios de Seseña al principio de verano y el Chiloeches esta semana demuestran que el límite de este “negocio” ha llegado a su fin. Ahora como en otros casos el estado, porque las aseguradoras que alguna vez habrán cobrado tampoco querrán responder, tendrá que hacerse cargo de los gastos.

Un campo más de la economía en que las privatizaciones se han demostrado perversas.

Enrique Moreno

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *