La antigua Convergència se queda sin grupo propio en el Senado

Al mismo tiempo que el Tribunal Constitucional estudia el recurso contra el último desafío secesionista aprobado en el Parlament, la Mesa del Senado ha rechazado que la antigua Convergència disponga de grupo propio por primera vez en la historia de la democracia.

El PP ha votado en contra conforme a una interpretación estricta  del reglamento y destacando también las actuales circunstancias políticas por las que no conviene que una formación que no cumple la ley cuente con grupo propio. El PSOE por su parte se ha abstenido.

El portavoz de CDC en el Senado, Josep Lluís Cleries, ha reaccionado con «sorpresa» y ha recordado que cuentan  con 10 senadores como resulta preceptivo, (cuatro propios, dos prestados por ERC, dos de Coalición Canaria, uno de la Agrupación Socialista Gomera y otro de EH Bildu) y que tanto los precedentes en la Cámara alta como la jurisprudencia constitucional tienden a ser generosos a la hora de reconocer grupos parlamentarios teniendo claro que la negativa obedecía a motivaciones políticas por lo que ha anunciado que recurrirán el rechazo de la Mesa.

Sin embargo en el Congreso de los Diputados, Convergència tiene bastantes más posibilidades de contar con grupo propio  a raíz de los votos prestados al PP para la conformación de la mesa que delatan un pacto político, la decisión se tomará el martes al mediodía y el PP ha manifestado que la decisión en el congreso es totalmente independiente a la del Senado.

Las consecuencias económicas pueden ser importantes además del protagonismo que otorga contar con grupo propio, en la anterior legislatura, por ejemplo, la formación catalana en el Senado percibió 22.424,27 euros cada mes en concepto de subvención general de funcionamiento asignada a todos los grupos parlamentarios.

Redacción

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *