El ejemplo belga de cómo se puede vivir mejor sin gobierno

Bélgica no es España, aunque a menudo se parecen. Entre 2010 y 2011, Bélgica batió la marca mundial de país sin Gobierno: 541 días de bloqueo, un año y medio que auguraba una inestabilidad económica devastadora pera que en la práctica resultó hasta positivo.

La economía y la sociedad siguieron adelante y tuvieron un comportamiento equiparable, incluso mucho mejor en algunos casos que el de sus vecinos europeos. El crecimiento – superior al 2%- el desempleo y las cuentas públicas evolucionaron mejor que la media de la eurozona, y por supuesto mucho mejor que las de la maltrecha España de José Luis Rodríguez Zapatero y Mariano Rajoy posteriormente. El paro belga bajó en ese año y medio, mientras aumentaba en toda la zona euro y se disparaba en España por encima del 20%.

El liberal flamenco Paul De Grauwe, uno de los economistas que mejor ha explicado la crisis del euro, refirió el siguiente análisis al respecto: “Fue una época difícil por la situación política, con graves diferencias entre Flandes y Valonia. Y por la situación económica, con la UE dictando austeridad a ultranza. No tener Gobierno fue algo positivo en un país en el que las estructuras del Estado siguieron funcionando: la Comisión no pudo obligar al Ejecutivo en funciones a acometer la dieta de duros ajustes y reformas que barrió Europa por aquellas fechas”.

“No quiero sonar naíf ni creo que pueda establecerse un paralelismo exacto con España, pero no tener Gobierno fue una bendición: sin la sobredosis de austeridad europea, la economía funcionó”

Redacción

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *