El «discurso del odio» en Twitter no está amparado por la libertad de expresión

El Tribunal Supremo se pronuncia por primera vez sobre mensajes enaltecedores del terrorismo en las redes sociales y ha condenado, con un año de prisión, a una mujer por humillar a las víctimas de ETA.

En este sentido, el alto tribunal señala que no está penado el «chiste de mal gusto» ni se busca criminalizar opiniones discrepantes, sino combatir a quienes atentan contra el sistema democrático establecido.

La condenada, María Lluch Sancho, publicó mensajes por twitter como: «En qué se parece Miguel Ángel Blanco a un delfín? En el agujero de la nuca», «¿Cómo monta Irene Villa a caballo? Con velcro», «Carrero, el primer astronauta español» o «Maderos a la guillotina. ETA mátalos».

Según el TS la humillación o desprecio a las víctimas afectan a su dignidad y honor y, en este caso, se referían a personas concretas con nombres y apellidos. No obstante, bastaría con señalar o trivializar con un colectivo específico para incurrir en acción delictiva, tal y como ha tipificado recientemente el Código Penal en la última reforma efectuada por Gallardón, en alusión al «Holocausto judío».

La sentencia sienta precedente y podría afectar a casos pendientes de resolución.

Luz Marrero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *