RED PEDERASTA OCULTA EN REINO UNIDO POR TEMOR A ACUSACIONES DE RACISMO. EL INFORME ROTHERHAM (y III). LAS CONDENAS

 

Cuando se consiguió llevar a juicio a los criminales, el jurado comprobó cómo los hermanos Hussain habían tejido una red de sobornos y silencios cómplices por toda la ciudad, así como conexiones con los agentes de policía y algunos políticos locales. De ahí el retraso en sentarles ante la justicia, y que a día de hoy, muchas víctimas estén a la espera de compensaciones. El fiscal Peter Mann declaró que:

“además de prostituir a las menores, los acusados abusaban habitualmente de ellas.”

En el alegato final por parte del jurado, afirmaba que:

“el clan paquistaní se consideraban a sí mismos por encima de la ley, sabían que no iban a ser delatados, creándoles una sensación de impunidad hasta ser casi invulnerables por las autoridades”.

El jefe de la red Arshid Hussain, conocido como MadAsh, fue condenado a 35 años de cárcel por secuestro y violación. Su hermano Basharat Hussain a 25 años de cárcel por violación, mientras que el tercer hermano, Benarés Hussain, se declaró culpable ante el juicio de 10 acusaciones, incluyendo violación, por lo que fue condenado a 19 años. Otros miembros de la misma familia han sido condenados a penas de doce años. El gobierno británico decidió dar un paso más y estudió quitar la nacionalidad británica los condenados para poder expulsarlos del país, algo que a día de hoy no se ha producido. Las británicas Karen MacGregor y Shelley Davies, fueron declaradas culpables de conspiración para procurar víctimas a la red y por detención ilegal. También hubo condenas para otras mujeres locales que prestaban sus viviendas para las sesiones de violaciones y atrocidades cometidas a niñas habitualmente de entre diez y trece años.

Las condenas provocaron varias dimisiones incluyendo al Comisionado de Policía Shaun Wright, que había sido previamente concejal en Rotherham a cargo de los servicios sociales infantiles entre los años 2005 y 2010. Finalmente, se creó una Comisión independiente de denuncias que tramitó 55 investigaciones contra la Policía de Yorkshire sobre cómo había actuado durante todos esos años. Su presidenta, Sarah Champion afirmaba que: “esto no sólo sucedió en Rotherham. Está pasando en cada ciudad, pueblo y ciudad de todo el país”.

Carlos Campano

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *