Comienza el juicio en la audiencia de Zaragoza contra una joven marroquí acusada de asfixiar a sus dos hijas con un rito de exorcismo bereber

Comienza el juicio contra Ikram Benhadi, la joven marroquí que en diciembre del 2014 fue detenida en Zaragoza  como responsable de la muerte de dos de sus hijas  y de haberlo intentado con una tercera. 

La joven, para la que el fiscal solicita 55 años, relató con la ayuda de un traductor la docena de visitas al médico e ingresos hospitalarios cada vez que sus hijas, Sara –falleció en el 2011–, Marwa –murió en el 2014– y Riham –la única que se salvó tras estar custodiada temporalmente por los servicios sociales de la DGA–, presentaban signos evidentes de faltarles el oxígeno.

Según las investigaciones policiales la joven habría practicado con las menores un rito exorcista bereber para evitar que un Djinn -demonio arabe- se introdujera en las menores por la boca, una antigua superstición arraigada en el norte de Marruecos de donde procede la acusada. 

Sin embargo la acusada,  su esposo Mimoun y suegra Najma que estuvieron presentes en alguna de las asfixias de las menores aseguran que Ikram es inocente y que los problemas de las niñas los sufrían ya en el Hospital desde el día de su nacimiento:

«Se ponían blancas, con los labios morados y vomitaban»

Redacción

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *