Una pobre selección multicultural francesa se impone en el inaugural de la Eurocopa

Entre medidas de seguridad extremas, la selección de Francia y el combinado nacional de Rumanía celebraron, en el estadio de Saint Denis, el partido inaugural de la Eurocopa de 2016. En un meritorio encuentro, los de Anghel Iordănescu no pudieron mantener el empate conseguido por Stancu en el minuto 65 de partido.

Dimitri Payet (nacido en Reunión, una isla del Índico próxima a Madagascar) marcó el gol de la victoria para Francia, en el minuto 89 de partido.

La selección gala estafa trufada de futbolistas procedentes de diversos puntos del globo, fundamentalmente de África, dándole un aspecto verdaderamente multicultural. De los catorce jugadores empleados ayer por el técnico galo, Didier Deschamps, únicamente Oliver Giroud podría considerarse genuinamente francés. El arquero, Hugo Lloris, tiene ascendencia española, Koscielny polaca y Antoin Griezmann judía. El resto de los nombres y apellidos del equipo francés van desde N’Golo Kanté, Blaise Matuidi, Paul Pogba, Moussa Sissoko, Adil Rami, entre muchos otros.

Miguel Sardinero

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *