Se abre oficialmente la campaña del circo electoral con la última encuesta del CIS, asistimos a una nueva demostración del “nuevo absolutismo democrático”

Según esta reciente encuesta pre-electoral publicada hoy, los resultados resumidos serían que el PP volvería a ganar las elecciones, pero con un leve retroceso respecto a las pasadas elecciones de hace 6 meses; Unidos Podemos y sus distintas marcas regionales llegarían a los 88-92 escaños, mientras que el PSOE se quedarían entre 78 y 80; y por  su parte Ciudadanos pasaría de 40 diputados a contar con 38 o 39.

Es decir que el efecto del acuerdo entre Podemos e IU no solo suma sino que va bastante más allá; el PP pese a subir medio punto, podría perder escaños; los del PSOE serían los claros perdedores de las elecciones si se cumplen los vaticinios demoscópicos; y Ciudadanos aguantaría la embestida del PP por la derecha.

Algunos seguirán pensando que el ejercicio de votar que corresponde a los ciudadanos les otorga cierto poder público en las decisiones que se tomen posteriormente a las elecciones o en las leyes que se dicten, y que si no acudimos a votar, después no tendremos derecho a protestar, como pensaba el iluso de Rousseau, otorgando al Pueblo la soberanía de la Nación y un poder casi infinito…

Muy al contrario, es la partitocracia parlamentaria que monta estos circos electorales la que está poniendo en peligro la representación directa del Pueblo en los destinos de su Nación, con la aparición de un nuevo sistema tiránico con apariencia de democracia ante el que Ortega y Gasset ya trató de prevenirnos cuando calificaba de “inocente error” pensar que con afianzar la democracia se evitaría el absolutismo, pues “no hay autocracia más feroz que la difusa e irresponsable del demos”.

J. Garrido

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *