VÍDEO: EL DISCURSO IDENTITARIO DE CASSIUS CLAY (MUHAMMAD ALÍ)

Hace hace unos días nos dejaba la leyenda del boxeo Muhammad Ali [Cassius Clay]

La historia del púgil estadounidense, considerado el más completo de la historia, es la historia de unas condiciones físicas y reflejos extraordinarios pero sobre todo de una voluntad de hierro y un espíritu indomable.

El palmarés deportivo es impresionante, consiguiendo la Medalla de Oro en las Olimpíadas de Roma, en 1960, en la categoría de los semipesados. En 1964 dejó K.O. a Sony Liston y le arrebató el título mundial de la máxima categoría, los pesos pesados. Apenas terminado el combate, se exhibe tomando un helado con Malcolm X, el líder político de los Black Muslims. A la mañana siguiente, Cassius Clay se convierte en Muhammad Alí, y anuncia al mundo que abraza la fe musulmana. Sus promotores le aconsejan abjurar de sus correligionarios, pero Alí se niega airadamente.

En 1967, al ser llamado a filas, rehusó ir a combatir en la guerra de Vietnam, y se declaró objetor de conciencia por razones religiosas. La respuesta del Estado fue severa: se le retiró el título, la prensa oficialista le atacó duramente, tachándole de cobarde, y la justicia le condenó a cinco años de prisión.

Una vez cumplida la condena, volvió al ring y recuperó su título al vencer en 1974 a George Foreman, en un combate que se celebró en Kinshasa (República del Zaire), organizado propagandísticamente por el presidente Mobutu para reafirmar su régimen y que fue considerado el combate del siglo. En 1980 disputó su último combate, en el que fue derrotado y desposeído definitivamente del título mundial de los pesos pesados.

Lo que pocos conocen es la faceta identitaria de Alí, que al igual que Malcon X o los supremacistas blancos abogaba por la segregación racial revindicando la identidad y el orgullo del pueblo negro.

 

 

 

 

Un comentario en “VÍDEO: EL DISCURSO IDENTITARIO DE CASSIUS CLAY (MUHAMMAD ALÍ)

  • el 5 octubre, 2016 a las 4:40 pm
    Permalink

    En mi humilde opinión, Cassius Clay tenía muchísima razón! Tanta que todos los blancos con complejos, deberían aprender de él y sentirse orgullosos de su propia raza, como yo, por poner un ejemplo y por supuesto no tengo por qué ocultalo, (por mucho que cierto lobby, se empeñe en la doctrina contraria, de que los Blancos tenemos mucho de lo que que estar avergonzados… y añado también que si hiciéramos un baremo con los méritos onseguidos, por cada RAZA a través de la Historia…No me cabe la mayor duda de que la Gran Raza Blanca se llevaría el Primer Premio!!!

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *