Benetton, el icono de la publicidad multirracial en la ropa, desaloja comunidades indígenas de sus tierras en la Patagonia

Recientemente se ha forzado un nuevo desalojo de comunidades mapuches en la Patagonia argentina, este pueblo aborigen no renuncia a ocupar las tierras en las que ancestralmente han vivido sus familias.

En esta ocasión, el desalojo se llevó acabo, sin notificación judicial, en una de las estancias pertenecientes al consorcio Compañía de Tierras del Sud Argentino, propiedad de Luciano Benetton, actualmente uno de los mayores terratenientes en la zona, con cerca de un millón de hectáreas.

La novedad en esta expulsión, es que aparezca el nombre Benetton involucrado en una acción contra los mapuches, empresario que en sus campañas publicitarias en su empresa textil explota hasta la saciedad la defensa de lo multirracial y multicultural.

Este conflicto por la tierra viene de muy lejos, de la época de la llamada ‘Conquista del Desierto’, proceso histórico en el cual se fue prácticamente colocando en manos extranjeras los territorios de la Patagonia y en el que se produjo un gran número de muertes en las comunidades indígenas. En la actualidad la titularidad de las tierras sigue perteneciendo a foráneos.

La polémica entre Benetton y los mapuches se remonta al 2007 con una serie de juicios, desalojos, actos de violencia y defensa en los que se ha querido vender la imagen de «salvajes y bárbaros» de los mapuches, mientras que los terratenientes extranjeros se han hecho con las mejores tierras para la producción.

En la cosmología de los mapuches, el concepto de tierra va más allá del simple espacio territorial. ‘Mapuche: gente de la tierra’ no significa que sean los dueños de la misma, sino que son parte de ella. Su lengua, la naturaleza que los rodea y su propia existencia va ligada a la tierra, por la cual viven y que cultivan para dar de comer a sus familias.

La hipocresía y demagogia de Benetton, ha vuelto a relucir, y es equiparable a aquellos “anti-racistas” de profesión que no respetan la identidad de los Pueblos, diluyendo su cultura entre otras que les son ajenas.

J. Garrido

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *