Tiroteo en un hospital de Orense entre dos clanes gitanos enfrentados

Siete personas de etnia gitana han sido detenidos en relación con el tiroteo que tuvo lugar hace tres días en la puerta principal del Complexo Hospitalario Universitario de Ourense en el que Eduardo Montoya Jiménez (62 años) y Francisco Montoya Gabarre (43) – también gitanos- resultaron heridos al ser alcanzados por postas en una pierna y la cara.

La policia científica contabilizó 12 disparos, tanto de bala de escopeta del calibre 12/70, como de rifle del calibre 300 Winchester Magnum de alta capacidad lesiva y de penetración, tal como evidencian los impactos en el interior del vestíbulo y la fachada del hospital.

Según parece el origen del tiroteo hay que que buscárlo en una relación sentimental no aceptada entre miembros de clanes gitanos enfrentados del poblado de A Fontela (Maside) 

Los detenidos mantienen una enemistad visceral desde hace tiempo con la familia de las víctimas. Esta última fue repudiada y desterrada del poblado, y la relación aún se enconó más cuando una hija del patriarca se fue a vivir con la familia política a las viviendas situadas a escasos metros, porque se enamoró de un joven del clan rival con el que actualmente mantiene una relación sentimental.

Los supuestos agresores, imputados en delitos de tentativa de homicidio y tenencia ilícita de armas – Los Gabarri- aguerdaban apostados en dos vehículos,  la salida de los Montoya, que habían acudido al nacimiento del hijo de la pareja de proscritos, y que fueron recibidos a tiros por los miembros del clan rival.

Según varios testigos presenciales, un guardia de seguridad desarmado, actuó de forma heroica poniendo en fuga a los autores del tiroteo.

Redacción

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *