El socialista Valls aprueba por decreto la polémica reforma laboral

El primer ministro francés, Manuel Valls, ha utilizado un resorte constitucional para evitar la votación de la reforma laboral en la Asamblea Nacional. Ante la falta de apoyos de su propio partido, el Partido Socialista, Valls da muestras de su debilidad y todo parece augurar que el último año del mandato del también socialista François  Hollande va a estar sumido en la inestabilidad.

La reforma laboral de  Valls ha tenido una dura y masiva contestación en las calles de Francia. Los puntos más polémicos de la misma se centran en la prevalencia de los convenios de empresa sobre los negociados por el sector, reducción de 27 a 15 meses de indemnización, abaratamiento del despido, pago de las horas extraordinarias únicamente un  10% más que las ordinarias y fin de las 35 horas como límite laboral semanal.

Miguel Sardinero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *