TVE pide disculpas por un sketch de José Mota

¿Nos hemos vuelto muy susceptibles? ¿O acaso medio lelos? La camisa de fuerza de la corrección social alcanza, en esta ocasión, al humorista español José Mota. 

TVE se ha visto obligada a pedir perdón, debido a la queja de varios espectadores, por un sketch del programa «La hora de José Mota»
. El humorista manchego, con el desternillante estilo que le caracteriza, interpretaba a un facultativo médico que debía notificar a su paciente una grave enfermedad. Al no ser la respuesta del gusto del paciente, éste solicitaba al médico que rebajara su nivel de sinceridad, hasta que, finalmente, el doctor se ve obligado a decirle que «está como una rosa. Evite usted los dulces y estará dando coces por el campo en dos días».Una de las quejas, la de un espectador llamado Jesús, condenaba el sketch porque, a su criterio, es «denigrante y falto de ética. No se puede bromear con enfermedades graves».

Ante esta situación, se plantean varias cuestiones: ¿Dónde se encuentra la línea roja del humor? ¿Quién determina sobre lo que se puede o no bromear? ¿Será la «vieja del visillo» un personaje falto de ética, machista y ofensivo para las mujeres?

Vaya nuestra más sincera y profunda solidaridad con el humorista manchego. Así como desearle, por el bien de nuestra salud mental, que siga muchos años en antena.

Con el fin de ofrecer una información más amplia, transcribimos el diálogo de la polémica broma:

– Perdone, doctor, ¿Está todo bien?

– Realmente aquí hay un…un par de…hay un par de cosas que…que me gustaría comentarle.

– Por favor, doctor, dígame la verdad. Sea sincero al 100% conmigo.

– (Suspira). Estamos hablando de una enfermedad incurable. En el mejor de los casos, mes, mes y medio. Quién sabe. Y, desafortunadamente, es que no, no tenemos tratamiento para esto. Lo siento.

– Perdone, doctor, le pido un último favor. ¿Me podría usted ser sincero al 60% solo? Por favor, doctor.
– Bien, pues en ese caso le diré que la enfermedad es grave. Y que, afortunadamente, disponemos de una medicación experimental, que está a la vuelta de la esquina, cuyos resultados son muy positivos. ¿De acuerdo? (Suspira).
– ¿Y solo un 10% podría serme usted sincero?
– Bueno, está usted como una rosa. Enhorabuena. ¿De acuerdo? Evite los dulces y estará dando coces por ahí por el campo en dos días.
– Muchas gracias, doctor. No sabe el peso que me quita de encima.
Luz Marrero

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *