EL PAÍS VASCO FORMA A SUS PROFESIONALES SANITARIOS PARA TRATAR DE COMBATIR LA MUTILACIÓN GENITAL FEMENINA.

Aunque pueda parecer impensable en una sociedad moderna, la ablación de clítoris comienza a ser un problema en España. De hecho, en Cataluña y el País Vasco ya se han puesto en marcha protocolos de actuación contra esta práctica.

En el País Vasco residen unos 11.000 inmigrantes que provienen de países donde son habituales las ablaciones genitales femeninas.

La situación no sólo resulta sorprendente porque este tipo de mutilación la sufran niñas que residen en un país europeo, sino por los malabarismos que hacen las instituciones para no ser tachadas de racistas ni autoritarias. De este modo, en el País Vasco, la estrategia consistirá en emitir un compromiso por escrito, sellado por Sanidad y firmado por los padres de cada niña en riesgo de ser mutilada.

Según el servicio de salud vasco, al presentar el logotipo del gobierno en el mencionado «compromiso», los padres podrán luchar contra la presión social a que son sometidos en sus países, y así evitar el tener que mutilar los genitales a sus niñas cuando visiten sus países de origen.

El gobierno catalán fue acusado recientemente de persecución por tratar de combatir esta desagradable tradición que algunos colectivos inmigrantes han traído a Europa. Por ello, la sanidad vasca está poniendo especial cuidado en respetar la cultura y sensibilidad de aquellos que tienen por costumbre mutilar a sus hijas.

Ana Pavón

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *