FORO DE DAVOS, PESIMISMO ECONÓMICO Y NECESIDAD DE LÍMITES

Más de 40 jefes de Estado y de Gobierno, entre ellos algunos hispanoamericanos, han asistido a la 45ª edición del Foro Económico Mundial, en la localidad suiza de Davos, donde transcurre “La montaña mágica” de Thomas Mann.

‘Dominando a la Cuarta Revolución Industrial’, bajo este lema se ha abordado la desaceleración económica, la caída de los precios del petróleo, la eliminación de las sanciones contra Irán y el impacto global de la situación de la economía china. En los debates, salieron a colación la evolución del sector energético, cómo prevenir futuros shocks económicos, la mutación de las finanzas y los cambios que impone la revolución tecnológica.
Además de la economía mundial, la crisis de los refugiados, las tendencias migratorias y las amenazas terroristas, fueron los ejes principales del extenso programa que llenó cuatro días de reuniones.
El presidente de Alemania, Joachim Gauck, advirtió: «Si los demócratas no quieren hablar de limitaciones, entonces populistas y xenófobos en última instancia, establecerán los límites. El aumento de los votos para los partidos de extrema derecha populista en casi todos los países europeos, y los ataques casi diarios en los alojamientos para refugiados en Alemania, resaltan de manera muy cruda este peligro. Tenemos que discutir esto en la sociedad. No podemos dejar esto a los partidos de extrema derecha. No podemos permitir que ellos tengan el monopolio a la hora de hacer frente a las preocupaciones de la población».
Por su lado, Sergey Lavrov, ministro de Asuntos Exteriores de Rusia señaló Oriente: «Hablamos de medidas prácticas para proporcionar condiciones de alto el fuego [en Siria], además de la lucha contra las organizaciones terroristas como el grupo Daesh y Jabat al Nusra, que no pueden entrar dentro del ámbito de aplicación de los acuerdos de paz. Esos grupos deben seguir siendo nuestros enemigos y todos nosotros continuaremos luchando contra ellos. Es una guerra de exterminio”.

Según datos del Fondo Monetario Internacional (FMI), divulgados en Davos, la economía mundial crecerá menos de lo esperado, 3,4 %, en lugar del 3,6 % previsto. Los pronósticos del FMI apuntan a que la recesión se prolongará en Iberoamérica por segundo año consecutivo en 2016, con una contracción estimada del 0,3 %, debido a la situación de Brasil, cuya economía caerá un 3,5 % este año, a causa de la caída en los precios del crudo.
John Danilovich, secretario general de la Comisión de Comercio Internacional, confesó: “Hay un gran sentimiento de desánimo en general, tal vez de pesimismo, entre los participantes. China está presente en la mente de todos. Los acontecimientos de las dos o tres primeras semanas de este año, han demostrado ser muy preocupantes y muy inquietantes. El camino a seguir no es muy claro».
Entre los españoles asistentes, el ministro en funciones de Economía y Competitividad, Luis de Guindos, y los presidentes del Santander, Ana Botín; BBVA, Francisco González; Iberdrola, Ignacio Sánchez-Galán; Ferrovial, Rafael del Pino; Acciona, José Manuel Entrecanales; y de Telefónica, José María Álvarez Pallete.

Gustavo Morales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *